octubre 2018 eNews

¡Saludos desde Pittsburgh! Hace algunas semanas que inició el nuevo año escolar y ¡Joe ya está calificando trabajos de química! El inicio del nuevo año escolar tiende a ser uno de los momentos más ocupados del año para nosotros, con muchas actividades extra. Le pedí a nuestra amiga y autora francesa Bernadette Chovelon escribir una reflexión para el mes de octubre. Nunca pido a nuestros escritores invitados desarrollar un tema, sino que sólo les pido que incluyan algunas palabras sobre Elisabeth. La reflexión de Bernadette no podría haber llegado en un mejor momento para nosotros. Hace unos meses la escuela secundaria católica local que apoyamos perdió inesperadamente a su orientadora de mucho tiempo, una mujer que conocíamos bien. Encontramos consuelo en las palabras de Elisabeth.

Elisabeth Leseur enfrenta la muerte de un ser querido

Elisabeth tenía una querida hermana menor, Juliet, que murió de tuberculosis. Estuvo cerca de ella hasta su último día, el 13 de abril de 1905. Antes de eso, había orado a menudo por su curación. El Señor no le respondió.

Elegí este hermoso texto lleno de esperanza y fe porque un día todos nosotros hemos sido, o seremos, destrozados por la muerte de un ser querido.  Elisabeth nos muestra un camino de oración y aceptación positiva.

Ella escribe:

Oh mi Dios, no concediste lo que te pedí en oración profunda de mi abatido corazón, sino que respondiste diferente y mejor.  Todo lo que yo tan ardientemente deseé para mi querida hermana, toda la alegría, salud, y amor que esperaba para ella y toda la vida que pedí para ella, aun su felicidad final, todo esto le diste al llevártela contigo.  No puedo creer que mis ardientes y constantes oraciones y también las oraciones de otras personas por ella, y todos los sacrificios ofrecidos y tanto sufrimiento aceptado pudieran ser inútiles. No creo que todos sus sufrimientos y pena, terminados por una muerte santa, pudieran ser sin fruto.  Si a ella le fue negada la felicidad terrenal, si ella conoció separaciones amargas y tristes, y si al final ella nos fue quitada, es porque una vida mejor la esperaba en el otro lado. El amor de Dios preparó para ella un gozo más allá de su sufrimiento, y Dios quiso que ella gozara de todo el bien y la belleza y darle a ella su luz, Dios…la purificó para que ella pudiera acercarse a la santidad de Dios.

[…] Sufro porque aquella a quien te llevaste fue mi verdadera amiga y la apacible confidente de mi fe y pensamientos; porque pasé algunas de las mejores horas de mi vida con ella, porque la amé como una hermana y como una hija querida al mismo tiempo; porque oramos, sufrimos y amamos juntas; y porque su afecto perteneció a mi vida, mi alegria, mi corazón.

[…] El amor de Félix y el afecto de mis seres queridos ha sido mi porción de la felicidad humana, una porción tan grande que doy gracias por ella y acepto mis pruebas morales y físicas […]

Elisabeth Leseur – Escrituras Selectas, 4 de julio de 1905 – Paulist Press (páginas 80-81)

Solicitudes de oración

Continuamos recibiendo peticiones de oración. Para agregar su propia intención a esta lista, por favor contáctenos.

Estamos muy agradecidos por el apoyo de todos. Sabemos que somos sólo un pequeño enlace en el Círculo de Amigos. Ayúdenos a hacer crecer el círculo compartiendo ELcause.org.

Con nuestra gratitud y oraciones,

Jennifer y Joe MacNeil