Julio 2019 eNews

¡Saludos desde Pittsburgh! El verano está en marcha en nuestra parte del mundo y, por lo tanto, Joe y yo estamos disfrutando mucho más tiempo al aire libre. A lo largo de los años, muchas nuevas amistades se han formado con seguidores de Elisabeth de todo el mundo. Hace unos 18 meses recibimos un correo electrónico de France Roseau, una señora que vive muy cerca de la tumba de Elisabeth. Intercambiamos algunos correos electrónicos y terminamos reuniéndonos en persona en el lugar donde se encuentra la tumba de Elisabeth en octubre de 2017. En esa reunión inicial, Joe y yo rápidamente nos dimos cuenta de lo poco que sabíamos de francés y tuvimos la bendición de que dos de los hijos adultos de France (que hablan muy bien inglés) pudieron acompañarnos para almorzar. Este almuerzo fue el comienzo de una maravillosa amistad y fue seguido por muchos correos electrónicos y llamadas telefónicas. Le pedimos a France si escribiría una reflexión que podríamos compartir para la temporada de verano.

Joe y yo vamos a disfrutar de unas vacaciones de verano con nuestras familias en los EE UU y Canadá y nos tomaremos un descanso de nuestras reflexiones mensuales en agosto y septiembre.  Seguiremos respondiendo correos electrónicos y trabajando en solicitudes de oración, pero queríamos darnos a nosotros mismos y a nuestros maravillosos traductores (Isabelle, Giulia, José, Denisse y Anna) un merecido descanso. Creemos que Elisabeth y Félix valoraron mucho el tiempo que se pasa aparte del ocupado mundo. Volveremos con una reflexión para celebrar el aniversario del cumpleaños de Elisabeth el jueves 3 de octubre.

 

Reflexión de julio del 2019

Al comenzar el verano, con él vienen vacaciones, merecido descanso, y también oportunidades para nuevos encuentros o reuniones familiares. Entre las personas que conocemos, algunas pueden parecer muy cercanas a nosotros a través de la fe, las ideas, la caridad…  Otros, por el contrario, pueden parecer muy alejados de nosotros y de la Iglesia. Desde esta última perspectiva, estos pensamientos de Elisabeth Leseur llaman mi atención:

“Así que seamos amables con aquellos que muestran la […] increíble superficialidad de tantos a nuestro alrededor […]. Tratemos de hablar un idioma que puedan entender […]. ¿No ha hecho Dios lo mismo con nosotros […]?”

“Aquellos que parecen estar espiritualmente muertos no siempre son los menos accesibles a la palabra divina; cuando la madera está muerta, sólo necesita una chispa para prenderla en fuego”.

Tratemos de tener en las manos de Dios esta pequeña llama para los demás durante estos meses de verano. ¿La mejor manera? Este último pensamiento nos dice que bajo todas las circunstancias debemos hacernos a un lado por medio de la oración para dar espacio a Dios:

“Teniendo a Dios dentro de nosotros, seguramente haremos la obra de Dios, o mejor dicho, él lo hará él mismo a través de nosotros y mejor que nosotros.”

Esto es lo que deseo para todos y cada uno de nosotros para estos meses de verano… Grandes encuentros y buen descanso para todos!

###########

Todas las citas son del libro “Elisabeth Leseur – Escritos seleccionados” de la hermana Janet K. Ruffing.

France Roseau (nee de GOUVELLO) nació en Berlín, Alemania, en una familia de ocho hijos. Su padre era un oficial militar. Después de varios cambios entre Francia y Alemania, la familia se estableció en el área de París. Después de 20 años trabajando como ingeniera, France ahora enseña física y química como contratista en escuelas católicas alrededor de París. Ha estado casada con Jean-Luc ROSEAU por más de 27 años. Tienen cinco hijos. Su hogar espiritual es la abadía benedictina de Nuestra Señora de Randol. Un monje de esa abadía ayudó a France a descubrir la vida de Elisabeth Leseur a través del libro de Bernadette Chovelon. France vive cerca del lugar donde está enterrada Elizabeth; ella puso una placa en la tumba para hacerla más visible y la visita regularmente.

 

Peticiones de oración

Seguimos recibiendo peticiones de oración y actualizamos periódicamente la página Solicitudes de Oración. Si desea agregar una solicitud de oración, envíenos un correo electrónico a elcause.org@gmail.com.

Con nuestras oraciones,

Jennifer y Joe MacNeil