Por iniciativa de Félix Leseur y la orden dominica de predicadores, el obispo de la Diócesis de Paris abrió la causa para la beatificación y canonización de Elisabeth Leseur en abril de 1936. Esto requirió el consentimiento de la congregación de la doctrina de la fe del Vaticano. En el presente paso, el titulo honorario de Sierva de Dios es permitido.

Una vez abierta, la causa comienza con un proceso informativo, en el cual testimonio de la vida y virtud del Siervo de Dios son recolectados y documentados. Además, sus escritos públicos y privados son examinados. Esta fase concluye con el juicio de un tribunal diocesano, y la última decisión del obispo, que las virtudes heroicas del Siervo de Dios han sido o no demostradas. Estos resultados, a la par con volúmenes de documentación encuadernada o Acta, son comunicados a la Congregación para las Causas de los Santos.

No es fuera de lo común que el proceso informativo tome algunos años, pero la causa de Elisabeth Leseur (81 años y contando) es excepcional. La segunda guerra mundial interrumpió el proceso antes de ser concluido, y a pesar de que esfuerzos esporádicos han continuado, la fase de investigación permanece formalmente activa. Esperamos que una renovación en el interés de la causa de Elisabeth, a través de traducciones de sus obras a otros idiomas que permitan a más personas conectarse con su profunda espiritualidad, revitalice la investigación y permita que el proceso continúe hacia la examinación y juicio por el tribunal diocesano.

Esto es simplemente el primer paso para que sea reconocida como Venerable. Si el tribunal determina que sus virtudes heroicas han sido demostradas, las Acta son consolidadas por la congregación a un relator cuya labor es superentender la causa por el resto del proceso. En colaboración con una comisión teológica establecida por la congregación, el relator se asegura que el Positio resumiendo la vida y virtudes del Siervo de Dios sea debidamente preparado. Cuando el Positio es terminado, la comisión teológica vota en afirmativo o negativo sobre la causa. Esta recomendación es pasada a los cardenales, arzobispos y obispos miembros de la congregación, quienes votan. Su voto determina si la causa vive o muere.

Si el voto es afirmativo, la recomendación de un Decreto de Virtud Heroica es mandada al Santo Padre, que tiene el juicio final. Una vez que las virtudes heroicas han sido reconocidas por el Papa, el Siervo de Dios es llamado “Venerable”, e.g. Venerable Sierva de Dios Elisabeth Leseur, o Venerable Elisabeth Leseur.

Para información adicional en el proceso de beatificación y canonización, por favor mira esta página informativa en el sitio web de EWTN.  https://www.ewtn.com/johnpaul2/cause/process.asp